Aken

Aken llevaba toda su vida en un caserío sin ningún tipo de control veterinario ni socialización. Gran parte del día lo pasaba atado a un bidón de metal. Ahora vive en Valencia con una familia que le quiere mucho.


 .