Kai

A Kai lo compraron en un mal criadero, con muchísimos problemas de socialización y muchísimo miedo a todo, no se podía ni pasear con él. Su familia confió en nosotros para buscarle un hogar que pudiera afrontar esos problemas y encontramos una familia adecuada en Barcelona, así que lo llevamos hasta allí. Está mejorando un montón y ya pasea muy tranquilo y juega con otros perros y personas.


 .